Resolución de úlcera de pierna de año y medio de evolución tórpida con un sistema de terapia de presión negativa de un solo uso (PICO™)

Santiago Roviralta Gómez, enfemera
Carmen Elena Ruiz Henao, Cirujano plástico
Unidad de Heridas, Clínica As Pias ,Viveiro (Lugo)
Leticia Muñoz García, Enfermera
Dpto. Clínico, Div. Curación de Heridas, Smith & Nephew, S.A.

Introducción

La úlcera de la extremidad inferior es una patología que afecta de forma grave la calidad de vida de las personas que la padecen.
Son heridas, generalmente de evolución tórpida y que una vez cicatrizadas se caracterizan por presentar recidivas con relativa frecuencia .

Paciente

Paciente de 74 años sin alergias conocidas, con varias antecedentes médicos, entre ellos Diabetes tipo I, HTA, IVC grado 6 CEAP y arteriopatia periférica con oclusión femoro-poplítea derecha.
Presenta 5 úlceras en el miembro inferior izquierdo de etiología venosa de año y medio de evolución. La paciente refiere prurito y dolor persistente (puntuación de 7 según escala E.V.A.) y está pendiente de ser derivada a la unidad del dolor.
Presenta atrofia muscular de pierna izquierda, con dermatitis de estasis generalizada, lipodistrofia, con atrofia blanca en la porción distal de la cara externa y corona flebectásica en región plantar y paraplantar. La úlcera mayor, está localizada en la unión de tercio medio distal y mide 20 cm2 de superficie, tiene bordes irregulares, presenta un lecho con morfología según profundidad y estructura tisular compatible con estadios II y III, con presencia de fibrina húmeda adherida y escasos signos de granulación. La piel perilesional está alterada por distrofia cutánea. El exudado de la lesión es escaso.

Tratamiento

Durante 20 días se realizan curas cada 72 horas con apósito de cadexómero yodado (IODOSORB, apósito antimicrobiano con efecto desbridante), y apósito de hidrocoloide extrafino como apósito secundario. Las lesiones evolucionan satisfactoriamente, y se aprecia un lecho limpio y granulado. Además, el dolor del paciente remite en el inicio del tratamiento .
Con el lecho limpio, se aplica el sistema PICO de Terapia de Presión Negativa (TPN) de un solo uso conjuntamente con un apósito modulador de proteasas con plata .
PICO, es un sistema de TPN portátil de un solo uso, cuya duración, es de una semana. Consta de una bomba de succión desechable de reducido tamaño unida mediante un conector a un apósito especial que el exudado y distribuye la presión negativa por el lecho.
El objetivo del tratamiento es optimizar la velocidad de cicatrización de una herida con evolución tórpida para cicatrizar la lesión en el menor tiempo posible.

Seguimiento / Resultados

Se realizan dos cambios de apósitos a la semana, manteniendo el tratamiento durante 3 semanas.
A la tercera semana, las lesiones tratadas con PICO, presentan un lecho epitelizado en su mayoría, persistiendo áreas, de localización periférica, con presencia de esfacelos sin infiltraciones fibrinosas.
Se desbridan los restos de esfacelos y se procede a la aplicación de apósito fibroso de colágeno y celulosa con plata (Promogran Prisma) dos veces por semana, crema barrera perilesional y como apósito secundario un hidrocoloide extrafino en combinación con un vendaje pseudocompresivo. Se mantiene dicho tratamiento local, hasta completar el proceso de cicatrización.

Conclusiones

El sistema de TPN PICO ha contribuido, dentro del planteamiento terapéutico del paciente, a conseguir que una lesión de 1 año y medio de evolución, cicatrizara en 8 semanas con 21 días de aplicación de PICO.
La facilidad de uso del sistema y su reducido tamaño a un menor coste que los sistemas tradicionales de TPN, contribuyen a expandir los beneficios de la TPN a un mayor número de pacientes. Los sistemas de TPN deberían ser considerados como tratamientos de elección en heridas de tórpida evolución por sus resultados a corto plazo y su compatibilidad con la actividad diaria del paciente que padece una herida durante tanto tiempo.


Leticia Muñoz. Doctora por la universidad Complutense de Madrid.Leticia Muñoz
Doctora por la universidad Complutense de Madrid. Especialista clínico en la línea de curación de heridas de Smith&Nephew. Máster en investigación en cuidados. Experto en cuidados de heridas.

  • Categorías

    Casos clínicos, Terapia de presión negativa

0 comentarios


¿Quieres compartir tus ideas?

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies