Úlcera por presión isquiática con alto riesgo de deterioro de la piel perilesional

Juan Manuel Cuñarro Alonso, Purificación Martínez Sanchez, Gema Puerta Morales, Enfermeros
Residencia de Mayores “Manoteras” (Madrid)
Leticia Muñoz García, Enfermera
Dpto. Clínico, Div. Curación de Heridas, Smith & Nephew, S.A.

Introducción

En los centros sociosanitarios, las úlceras por presión (UPP) son lesiones muy prevalentes como se desprende de los datos de los Estudios Nacionales de Prevalencia del GNEAUPP. En España se calcula que entre un 10% y un 20% de las personas ingresadas en dichos centros las sufren, con un importante deterioro de su salud y de su calidad de vida.
La tuberosidad isquiática es una zona anatómica, en la que la aparición y evolución de una UPP se complica mucho debido al alto exudado, por lo que estas lesiones se caracterizan por a la dificultad de adherir los apósitos secundarios en ellas y el alto riesgo de contaminación por incontinencia.

Paciente

Varón de 93 años con diagnóstico de demencia senil y trastorno bipolar. Vida cama-sillón, dieta triturada y Norton 12. Acaba de ser dado de alta de la unidad de agudos de la residencia por una neumonía.
Como medidas encaminadas al tratamiento de la causa, este residente tenía asignado sobrecolchón de aire alternante de celdas medianas, AEROCARE 1010 y permanecía encamado para aliviar la presión en zona de “asiento”.
El paciente presenta una UPP en isquion de estadio III, con tejido de granulación en el 80% del lecho y tunelización, con esfacelo y exudado purulento elevado. Dimensiones de 3,5 x 3 cm. La piel perilesional corre elevado riesgo de lesionarse debido a las características antes mencionadas de localización y agresiones por exudado y humedad por incontinencia.

Tratamiento

Debido al elevado exudado purulento y tunelización, planteamos curación con apósito de plata nanocristalina (ARGENCOAT™) junto con alginato cálcico (ALGISITE™ M), cubriendo con apósito secundario hidrocelular (ALLEVYN™ ADHESIVE), con el objetivo de manejar y reducir la carga bacteriana presente, así como el exceso de exudado, fomentando asimismo el desbridamiento autolítico y una reducción de la presión debido a las características del apósito secundario. Protegemos piel perilesional con protector cutáneo no irritante (NO-STING SKIN PREP™) para mantenerla íntegra. La pauta de curas se hace en función de la evolución de la lesión y el manejo del exudado, obligando al inicio a cambios de apósito secundario cada 24 horas, hasta el día 9 de julio en el que el tejido desvitalizado y el exudado purulento han desaparecido, continuando con misma pauta de curas cada 48 horas.

Seguimiento / Resultados

A los 10 días, la lesión presenta el 100% de tejido de granulación, con reducción de la tunelización y disminución del exudado y tamaño (3 x 2,8 cm). Continúa con bastante exudado, pero sin signos de colonización, por lo que se retira la plata nanocristalina, continuando con curas cada 48 o 72 horas con alginato cálcico y apósito hidrocelular. Gracias a una correcta protección de la piel perilesional y de los bordes, compatible con la fijación de apósitos adhesivos, vemos que la epitelización se está produciendo correctamente, por lo que seguimos con la protección de los mismos con el protector cutáneo no irritante. Al mes, el residente fallece, pero vemos que la lesión está en su última fase de cicatrización, con una piel perilesional íntegra y protegida.

Conclusiones

Una correcta preparación del lecho de la herida, manejando el exceso de exudado y la carga bacteriana presente, así como una correcta protección de la piel perilesional, nos permite colocar las lesiones en las mejores condiciones para su cicatrización. Además, el protector cutáneo no irritante hace que se mejore a su vez, la adhesión de los apósitos en una zona anatómica complicada.


Leticia Muñoz. Doctora por la universidad Complutense de Madrid.Leticia Muñoz
Doctora por la universidad Complutense de Madrid. Especialista clínico en la línea de curación de heridas de Smith&Nephew. Máster en investigación en cuidados. Experto en cuidados de heridas.

  • Categorías

    Casos clínicos, Heridas traumáticas

0 comentarios


¿Quieres compartir tus ideas?

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies