Infección del sitio quirúrgico, tratada con Acticoat Flex, tras dehiscencia de la herida quirúrgica

Gregorio Camazón Valentín
Enfermero, CS Laguna de Duero (Valladolid)
Leticia Muñoz García, Enfermera
Dpto. Clínico, Div. Curación de Heridas, Smith & Nephew, S.A.

Introducción
Según las OMS (Organización Mundial de la Salud), las infecciones asociadas al
cuidado de la salud (IACS), antes llamadas infecciones nosocomiales, son las
adquiridas en el hospital por una persona que no las poseía en el momento de ser
ingresado.
Las IACS más frecuentes son las urinarias y respiratorias seguidas de las infecciones
sitio quirúrgico (ISQ), es decir aquellas que tienen lugar en las heridas resultantes de
un procedimiento quirúrgico invasivo.
Las IACS suponen una fuente de morbilidad y mortalidad importante, convirtiéndose
en un problema de salud pública con gran impacto económico y humano.
Paciente
Mujer de 55 años, que tras intervención quirúrgica por obesidad mórbida, acude a
consulta de Enfermería de su centro de salud para ser valorada.
La mitad de la grapas de la incisión quirúrgica han sido retiradas de forma alterna, y
en la parte inferior (más caudal) presenta un drenaje, tipo pensose, por el que aflora
un exudado de características purulentas.
Tratamiento
Tras retirar el resto de las grapas y el drenaje y realizar un lavado adecuado de la
lesión, procedemos a valorar la cavidad existente. Su profundidad aproximada es de
unos 2 cm, no hay presencia de tejido desvitalizado y los signos de infección local son
evidentes.
Seguimiento / Resultados
La cura local se realiza con un apósito antimicrobiano, Acticoat Flex, plata
nanocristalina que se adapta perfectamente a las cavidades por su flexibilidad y fácil
manejo de aplicación
Como apósito secundario y con el objetivo de mantener un nivel de humedad y
temperatura adecuadas en el lecho lesional, sobreponemos dos capas de alginato
calcio, Algisite M.
En el primer cambio se puede observar las modificaciones que ha experimentado la
herida, se ha producido un aumento en la cantidad y en la calidad del tejido de
granulación, han disminuido los signos clínicos de infección y el exudado purulento
ha desparecido.
La pauta descrita en las curas locales es mantenida durante 8 sesiones, con cambios
cada 48-72 hr dependiendo del volumen de drenaje y saturación de los apósitos.
A los 20 días del inicio del tto local, la herida, externamente, está resuelta.
Conclusiones
En las guías de practica clínica del cuidado local de las heridas, se insiste, cada vez,
en la prevención de las ISQ, indicando para ello la utilización de un apósito interactivo,
al final de la intervención, que permita la inspección de la herida, absorba exudado,
reduzca el dolor en la retirada, y proporciona una correcto protección al tejido
neoformado (NICE Clinical Guideline 74.2008).
Si, a pesar de una correcta prevención, apareciera una dehiscencia quirúrgica, el
tratamiento correcto de la misma acelera el proceso de cicatrización.
La utilización de ACTICOAT FLEX, nos ha permitido eliminar una gran cantidad de
patógenos en un periodo de tiempo muy reducido, creando unas condiciones locales
adecuadas, para que la lesión quirúrgica camine hacia la resolución, sin necesidad de
mantener un drenaje externo, que hubiera enlentecido y prolongado la fase
inflamatoria y, `por lo tanto, el tiempo de curación.

Gregorio Camazón- Acticoat Flex